SER DEPORTISTA LE SALVÓ LA VIDA

1-chirripo-costa-rica-azul-1

Un grupo de ticos subió el Cerro Chirripó hace unos días y nos compartieron desde la cima fotografías vistiendo nuestra camiseta, una esforzada hazaña aun para personas deportistas.

Sin embargo, en la imagen, se oculta la historia de Pablo Quirós, un ingeniero eléctrico de 39 años, quien toda su vida ha sido activo en carrera de montaña y gimnasio.

El 25 de noviembre pasado, meses antes de la hazaña al Chirripó, Quirós sufrió los síntomas de un infarto: un dolor que se propagó al brazo y cuello, sudor, asfixia, etc.

Al llegar al médico los resultados de las pruebas fueron contradictorios por lo que en el hospital, considerando que no tiene condiciones de riesgo, lo enviaron a su casa.

Preocupado por su salud, exámenes en mano visitó a un cardiólogo para determinar qué le estaba pasando. La prueba de esfuerzo arrojó anomalías que él no podía percibir por lo que le hicieron un examen de troponina -una enzima del corazón-, donde se diagnóstico que sí estaba infartado.

Por esta razón se le realizó un cateterismo donde le indicaron su condición médica específica: infarto provocado por un coágulo en la arteria coronaria derecha, patología por la que se le enviaron anticoagulantes.
2-chirripo-costa-rica-azul

En el siguiente examen médico le comunicaron “los milagros”, el coágulo había desaparecido, pero no solo eso, también le indicaron que su corazón no presentaba secuelas porque el ecocardiograma (ultrasonido del corazón) determinó que su corazón está al 100%.

“Que me dijeran que tuve un infarto y no tuve daños es mejor que ganar la lotería, la gente joven como yo tiene más posibilidad de no soportar el infarto que las personas mayores, fue el deporte lo que me ayudó, la alimentación, una vida tranquila, estrés controlado y descanso, hice la tarea y tuve el buen resultado, me dijo el doctor” señaló Quirós, quien no duda en afirmar que el estilo de vida fue lo que hizo la diferencia, ya que el infarto en personas jóvenes tiende a ser letal.

La conquista interior

La siguiente batalla fue mental. Al principio, siguiendo el consejo médico, salía a hacer deporte de forma controlada pero siempre con la preocupación de que se repitiera la historia, sin embargo, fue con el apoyo de sus compañeros de equipo, que recobra la confianza y con determinación aprendió a “enfrentar y gestionar los fantasmas”.

Ir al Chirripó fue una “batalla decisiva”, ya que por las condiciones del terreno cualquier emergencia sería atendida horas después. Además, como señala, por tomar anticoagulantes cualquier pequeña herida podría generar una situación de riesgo, sin embargo al lado de su esposa y amigos conquistó la montaña más alta de Costa Rica.

“Tuve un pie adentro y otro afuera, eso vivirá conmigo pero con disciplina he logrado continuar y recuperar mi vida. Llegar a la cima significó el convencimiento de que estoy bien, estar en el Chirripó me significó aceptar que ya lo logré, transformé mis pensamientos negativos en positivos, ahora estoy tranquilo porque sé que si siento algo es porque estoy vivo y me mentalizando pensando que después de hacer ejercicio soy más sano que antes de hacerlo”, afirmó con positivismo.

“Para crecer necesitamos metas y retos, escuchar a mi esposa en la cima del Chirripó diciendo que soy un campeón, me motivó mucho, el grupo de amigos me rodeó de positivismo, ellos saben mi condición y entre todos hicieron la diferencia”, afirmó el hombre que hace menos de un año sobrevivió a un infarto y con autorización médica conquistó la montaña geográfica más alta de Costa Rica, pero principalmente el hombre que conquistó la cima de sus temores, de los cuales ya quedó libre.

¡Reinventemos el futuro!

3-chirripo-costa-rica-azul

 

La entrada SER DEPORTISTA LE SALVÓ LA VIDA aparece primero en Costa Rica Azul.

Imagen de perfil de Costa Rica Azul
No comments yet.

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas